¿Cómo actúa el CBD en la piel? | Enecta CBD

¿Cómo actúa el CBD en la piel?

Oct 21, 2020 | Bienestar, CBD News, Cosmética con CBD

La ciencia lleva años investigando el aceite de CBD (Cannabidiol) y el aceite de Cáñamo (Hemp oil) como principios activos para el cuidado de la piel, y comprobando sus propiedades: hidratantes, calmantes y antioxidantes.

El aceite de CBD es un ingrediente natural que ocupa cada vez mayor presencia en fórmulas de numerosos cosméticos: sérums, cremas hidratantes, bálsamos labiales e incluso se puede encontrar en velas y perfumes.

Las plantas de cáñamo industrial usadas en cosmética no tienen efectos psicoactivos y destacan por su alto contenido en omega 3 y omega 6.

El cáñamo usado como materia prima en cosmética es una planta segura, que carece de efectos psicoactivos. Además el cannabis de uso cosmético tiene un alto contenido en ácidos grasos (omega 3 y omega 6). Esta combinación de ácidos grasos naturales la hace ideal para hidratar la piel seca.

¿Qué beneficios aporta el CBD en la piel?

En la piel, igual que en otras partes del cuerpo, existen unos receptores de cannabinoides (CB1 y CB2) que forman parte de nuestro sistema endocannabinoide que está implicado en el mantenimiento de la homeostasis de la piel y de su función como barrera protectora, por ejemplo regulando el funcionamiento de las glándulas sebáceas. 

El CBD actúa como un transmisor (endocannabinoide) para modular la respuesta del sistema inmune frente a desequilibrios de la piel como: acné, picor o inflamación. 

Los cosméticos con CBD son ideales para el cuidado de pieles estresadas, sensibles, secas, grasas y con tendencia a irritaciones o descamaciones. Ya que el CBD fortalece la función barrera y antioxidante de la piel, al tiempo que calma y alivia rojeces, hidrata en profundidad y regula la generación natural de grasa en la piel.

 

Según algunos estudios el CBD actúa como adaptógeno, lo que significa que es capaz de aumentar la capacidad de adaptarse a factores ambientales y evitar el daño causado por los mismos. Protegiendo así nuestra piel de las agresiones externas.